SAUDADE

Exposición individual en Ora Labora studio, Salamanca 2020.

Texto de sala:
«Un antiguo sofá de cuero, tapizado por el tiempo, habla sobre aquellos que, una vez, habitaron su piel. Recuerda los besos y los abrazos, las risas y los cantos, las cosquillas que le hacían las migas de pan cuando se deslizaban entre sus brazos. Recuerda también los llantos y las largas noches en vela, las discusiones y los portazos. Una vida entera ante los ojos de un sofá. Dos rayos de luz se cuelan por las rendijas de una persiana a medio bajar y acarician su pena. En otra esquina, una cama cubierta de polvo escucha atenta. Sobre su colcha aún pesan las huellas de un cuerpo que, tiempo atrás, descansó en ella. En el centro de la escena, una persona dialoga con los objetos y con una nada que es algo y que aún pervive en ellos.
Esa persona podría ser cualquiera de nosotros, detenidos ante la casa de nuestros abuelos, en la habitación donde crecimos, frente al parque en el que jugábamos con los amigos. Como si una ventana se abriera a un pasado que añoramos; un pasado que se hace presente a través de nuestros recuerdos. Y es a ese lugar intermedio, donde lo que ya no está todavía permanece, al que quiere llevarnos la artista Saskia Rodríguez con Saudade, una serie de cinco fotografías que capturan breves instantes de habitaciones llenas de ausencias. Ausencias que, sin embargo, son presencias tan reales como cualquier otra.
Ese resquicio de luz que vuela tras la ventana, las sábanas arrugadas y ese colchón herido por sus propios muelles son, en realidad, actores secundarios en esta historia. El verdadero protagonista es todo eso que no se ve; eso que estuvo y que, de algún modo, no se ha ido. Porque en estas camas ya sólo duerme el frío que el tiempo deja tras de sí y que, a veces, se mete en las nuestras para quemarnos el alma con la ausencia de aquellos que ya no están, pero sí están.»
Comisariado por Ainoa López Riesco